Convulsiones desencadenadas por estímulos visuales (Epilepsia fotosensible).

En 1997, un episodio de Pokémon envió en Japón a aproximadamente 700 personas, en su mayoría niños, a la sala de emergencias con náuseas, dolores de cabeza, vómitos y ataques epilépticos. El culpable resultó ser la luz, específicamente las luces intermitentes rojas y azules durante una escena de batalla en el episodio. Aunque muchos no lo sabían en ese momento, estos niños tenían una epilepsia fotosensible, una condición en la que las luces intermitentes pueden desencadenar convulsiones.





¿Qué es la epilepsia fotosensible?


👉🏻 Cualquier cosa que aumente de forma anormal la sincronía de las células cerebrales podría provocar convulsiones en individuos susceptibles. Ciertos patrones de luz (luces brillantes intermitentes a frecuencias particulares) sincronizan las células de la corteza visual, esto puede reclutar otras neuronas en una descarga hipersincrónica y eso podría generar una convulsión.


👉🏻 El cerebro muestra una fuerte respuesta a los destellos de alrededor de 20 por segundo, que también son los más propensos a desencadenar convulsiones.


¿Qué hace que las personas sean susceptibles y qué tan común es?


👉🏻 La epilepsia fotosensible tiene una prevalencia de aproximadamente una de cada 10.000 personas en general. Pero es más común en personas más jóvenes y afecta aproximadamente a uno de cada 4.000 entre las edades de cinco y 24 años.


¿Qué tipo de estímulos es más probable que provoquen convulsiones?


👉🏻 Para la mayoría de las personas, el rango de frecuencia más problemático es de 10 a 20 destellos por segundo. Además de las luces intermitentes, ciertos patrones regulares pueden desencadenar convulsiones, como patrones de rayas blancas y negras de alto contraste.