top of page

La Maestra Sombra en el autismo: ¿Ayuda o peligro?


Con alguna frecuencia escuchamos decir que un niño con autismo fue admitido en la escuela regular u ordinaria, pero condicionado a disponer del acompañamiento de una Maestra Sombra. Diversos términos se han utilizado para denominar a este apoyo profesional: Shadow Teacher, Asistente o Auxiliar Terapéutico (Pedagógico), Asistente Educativo, Maestra de Apoyo, etc. En general denota el requerimiento de parte de la institución educativa de una ayuda específica y particular para el niño con autismo dentro del aula. El concepto de maestra sombra está realmente más asociado al modelo de escuela que a las necesidades educativas.


El concepto de maestra sombra se asocia en América Latina con un recurso que la familia de un niño con autismo debe asumir para que su hijo pueda asistir a una escuela regular. Esto no pasa siempre, ni en todas partes, no podemos generalizar, pero sí es una situación muy habitual. Sin embargo, hay países donde se ha convertido en casi obligatorio, una especie de impuesto o gravamen (que debe asumir la familia) a la educación del niño con autismo.



Pero ¿Qué es y qué hace realmente una maestra sombra?


La maestra sombra es un apoyo educativo, es un recurso psicopedagógico que se aplica en circunstancias muy especiales cuando se observan dificultades que no resultan fácilmente abordables con los recursos ordinarios de la clase y tampoco con el apoyo del aula-recurso u otros recursos disponibles en la institución escolar.


Muchos niños con autismo han tenido una buena experiencia y progresos al trabajar con maestra sombra, lamentablemente no es algo que podamos generalizar y decir que todos se verán beneficiados. Algunas cuestiones deben preverse antes de emplear este recurso que, sin duda, puede ser necesario en algunos pocos casos en los que determinados aspectos del niño, el aula, o -principalmente- la escuela lo demandan.


La escuela es un ambiente que puede resultar confuso y sobrecargado de estímulos para niños con autismo, de manera que contar con apoyos resulta imprescindible durante el proceso de integración a la Comunidad Educativa, estos apoyos serán puntuales o permanentes, siempre en función de las características del alumno.


El apoyo de maestra sombra debe solicitarse cuando el equipo a cargo del tratamiento del niño con autismo (padres, maestros y profesionales de la salud) consideren que es un recurso necesario y que han sido puestos en funcionamiento mecanismos de apoyo en la escuela, pero estos no resultan satisfacer plenamente las necesidades específicas del estudiante.


Es importante evitar solicitar este apoyo sin antes haber evaluado el desempeño del niño sin el mismo y haber acondicionado el aula para recibirle: agendas visuales, horarios, señalización, rutinas claras y bien establecidas, apoyo al maestro titular y a los compañeros, seguimiento por el departamento de psicopedagogía y orientación del colegio, etc. Y también es importante evitar el peligro de solicitar el apoyo de la maestra sombra como una rutina (algo que se está dando en muchas instituciones educativas privadas).


La maestra sombra puede adoptar diversos papeles:

  1. Asistente educativo (su papel real)

  2. Niñera (tergiversación de su papel)

  3. Canal de contacto del niño con autismo con el resto de la Comunidad Educativa (inicialmente puede ser de ayuda, si lo sigue haciendo de forma permanente se convierte en un problema).

  4. Fuente de información exclusiva para los padres (peligro serio)

  5. Otros



Papel como asistente educativo (su función real)


Si se decide contar con el apoyo de Maestra Sombra es importante considerarle parte fundamental del equipo terapéutico. De hecho, pasará con el niño más tiempo que los padres mismos dependiendo del horario escolar, es decir que la responsabilidad que asume es muy grande y seria.

Requiere tener entrenamiento específico:

  1. Preparación pedagógica

  2. Preparación psicológica y con buen nivel de conocimiento sobre los Trastornos del Espectro del Autismo

  3. Hábil para el seguimiento de instrucciones

  4. Creativa e implementadora de acciones

  5. Observadora y acostumbrada a llevar registros

  6. Comunicativa

  7. Con entrenamiento para la solución de contingencias e implementación de acciones o maniobras de contención

  8. Respeta sus límites

  9. Respeta el orden jerárquico de la escuela

  10. Etc

Resulta importante evitar contratar a personas sin preparación específica porque pueden tener muy buena voluntad, pero no ser capaces de cumplir con el papel a cabalidad y terminar haciendo daño o creando dificultades que no existían. Muchas veces se accede a esa función o empleo porque no se ha tenido la oportunidad de tener otro, es mejor buscar el apoyo de personas que han recibido el entrenamiento específico para desempeñar este papel y han tenido experiencias supervisadas que avalan su trabajo.


Dentro del salón de clases debe moverse como un auxiliar del aula y, en la medida de lo posible, resaltar como apoyo específico del niño que requiere su apoyo específico, es decir actuar de la forma más disimulada que las circunstancias lo permitan. Esto evitará convertir la diada niño-maestra sombra en una forma de exclusión dentro del aula misma. El niño también se sentirá más cómodo si ve que recibe trato similar al de sus compañeros de salón. Esto no implica que esté pendiente y presta a apoyar de manera inmediata cuando la necesidad surge.



Aspectos que debe cuidar


El límite entre lo que corresponde hacer y lo que no se debe hacer es, muchas veces, muy sutil. Es por ello que resulta importante monitorizar y evaluar con periodicidad las actividades que desarrolla la Maestra Sombra.

Es importante que sea parte del personal del Centro Escolar:

  • Resulta conveniente que sea la propia institución educativa quien contrate a la Maestra Sombra y se evite el vínculo laboral con los padres.

  • El considerarse contratada por los padres podría convertirle en informante personal y exclusivo de los mismos, como un agente dentro del salón de clases que traslada información preferencial.

  • La dinámica escolar y sus problemas solamente se entienden a plenitud estando dentro de la escuela. Muchos factores del entorno, precipitantes, etc. pueden no ser conocidos por los padres y profesionales, esto conduciría a interpretaciones erróneas de los datos que se disponen. Recibir información parcial no es conveniente en ningún caso porque es parcialmente real y parcialmente no real (incluso mentira). Elaborar conclusiones a partir de ello no es benéfico para ninguna de las partes.

  • La información del colegio debe recibirse por los mismos canales que la reciben los demás padres de familia. Al final lo que queremos es la inclusión plena de nuestros hijos a la Comunidad Educativa y evitar cualquier tipo de segregación o exclusión.

Debe respetar el orden jerárquico:

  • La autoridad dentro del aula es el titular de la asignatura que se imparte o el docente titular del grado.

  • La maestra sombra es un apoyo dentro del salón de clases. Alguien que realiza acciones favorables a un estudiante en particular pero que busca mantenerle integrado dentro de la dinámica propia de su salón o de la actividad que se está realizando.

Evitar convertirse en un obstáculo para la interacción del niño con sus compañeros:

  • Acompaña, vigila y facilita la interacción del niño con TEA con sus compañeros de clase, pero no tiene como función ser compañera de juego del niño al que apoya.

  • Es importante que facilite todas las oportunidades posibles de interacción social con niños de su edad tanto en las actividades académicas como en los tiempos de receso.

  • En este sentido, resulta vital comprender el papel de facilitadora.



¿Y cuál es realmente la función que deseamos que haga la maestra sombra?


En teoría se supone que el rol o papel principal que deseamos que realice la maestra sombra debe basarse en los siguientes aspectos:

  • Potenciar aspectos cognitivos, sociales, emocionales y de autocuidado.

  • Fomentar la capacidad académica del alumno a través de la adaptación de materiales, adecuación metodológica del modelo educativo, refuerzo y promoción de la comunicación funcional y apoyo.

  • Coordinar junto con el equipo docente y de orientación psicoeducativa el programa curricular del alumno, así como las adaptaciones curriculares que sean necesarias en función del perfil del niño.

  • Mejorar la calidad de la comunicación del niño.

  • Potenciar y desarrollar las habilidades sociales del niño.

  • Informar y orientar a la familia y equipo terapéutico externo del plan de trabajo, avances y extensión del trabajo a contextos naturales.

Este perfil obliga a una muy alta preparación académica, a una larga preparación de prácticas guiadas y una elevada especialización de la profesional, cuando en realidad, su rol como asistente educativa estaría muy por debajo de este nivel de exigencia. Este aspecto es importante destacarlo de forma sostenida, ya que vemos muchas veces que, en la realidad, se convierten en una especie de niñeras más ocupadas en resolver los problemas de control de esfínteres del niño o sus problemas conductuales, que realmente ser un apoyo pedagógico y/o terapéutico.